Hábitos y éxito profesional: Lecciones experienciales

En mi carrera profesional, me he planteado muchas metas que, gracias a mi perseverancia, siempre he alcanzado. Estoy seguro de que todo se debe a los buenos hábitos que adquirí desde pequeño y que me he encargado de ir cultivando y mejorando durante toda mi vida. Poco a poco, he aprendido a “conectar los puntos”, como decía Steve Jobs. Si bien tomo riesgos, lo hago sobre seguro.  Me muevo en mis ámbitos de dominio, y trato de pensar, de manera transdisciplinar. Por ello, creo que, sin buenos hábitos, no es posible el éxito profesional. De hecho, en mis Talleres transformacionales y sesiones de Coaching, entre otras tantas preguntas, suelo preguntar: “¿Qué es lo primero que hacen cuando se levantan en la mañana?” Claramente, mi pregunta no apunta a temas procedimentales, como bañarse o cepillarse los dientes, sino a cuestiones más profundas. Por ejemplo, dar gracias a la vida.

Ahora bien, cuando hablamos de hábitos, una cosa es bastante clara: No todos los hábitos son buenos y viceversa. Así, los malos hábitos tienen el potencial de afectar significativamente nuestras vidas, de manera negativa. Por tanto, debemos erradicarlos, de inmediato. Por otro lado, están los buenos hábitos que tienen el potencial de llevarnos hacia una vida exitosa, a corto, mediado y a largo plazo. Entonces, lo primero es darnos el tiempo para identificar nuestros buenos y malos hábitos: Los que nos hacen bien y los que no nos hacen tan bien.

Para ayudarte con este desafío, comparto algunos consejos que a mi me han ayudado a crear buenos hábitos y, por consiguiente, a lograr todas mis metas. Tal vez, también podrían ayudarte en tu camino por el cambio transformacional.

  1. Levántate temprano y agradece a la vida. Cuando te despiertes por la mañana, piensa en tres cosas por las que estás agradecido. El dar las gracias te hace más feliz, más resistente, más energético y, literalmente, puede ayudarte a verte incluso más joven. Pero, cuidado: Por temas de sobrevivencia, el cerebro humano tiende a prestar más atención a lo malo que a lo bueno. Por ello, tienes que aprender a levantarte temprano y agradecer. Si comienzas así, seguramente, tendrás un excelente día.
  2. Sueña en grande, pero, comienza en pequeño. La mayoría de las personas quiere lograr todo en un solo día, lo que al final no es estratégico. En lugar de arreglar todo en poco tiempo, es mejor dar pasos pequeños, pero efectivos (al estilo Kaizen), para que nuestra mente pueda manejar estos cambios positivos graduales de una manera adecuada.
  3. Piensa en positivo. Siempre que decidas desarrollar buenos hábitos, uno de los elementos clave es mantenerse optimista y pensar todo en positivo. Por ejemplo, yo no uso palabras negativas y si tengo que decir algo negativo, lo digo en positivo. El pensamiento positivo no solo nos ayuda a superar los sentimientos negativos, sino que también nos permite lidiar con los problemas relacionados con diversos problemas cotidianos, de manera eficaz.
  4. Cuando decidas algo, cúmplelo. Bueno, puede parecer fácil para la mayoría, pero, en realidad no es tan fácil como parece. El compromiso no es solo una promesa que hacemos con nosotros mismos para lograr algo, sino también se refiere al tiempo y energía que dedicamos a un trabajo específico, con entusiasmo.
  5. Identifica tus gatilladores y obstaculizadores. Para desarrollar un buen hábito, debes tener una idea clara de todos los factores que desencadenan u obstaculizan un buen hábito. y obstáculos. Cuando empieces a instalar un buen hábito, seguramente habrá muchos días malos, pero eso no significa que debas volver a los viejos malos hábitos para lidiar con ellos.
  6. Crea un plan. Cuando trabajes para desarrollar un nuevo hábito, no espere tener éxito de la noche a la mañana. De hecho, es posible que tengas que afrontar el fracaso muchas veces antes de convertirte en un habitual de ese buen hábito. Si te sientes culpable por tu fracaso, es posible que termines abandonando ese buen hábito. Sin embargo, si tienes un plan sólido, las posibilidades de instalar u buen hábito incrementan.
  7. Trabaja en tu entorno. No podemos ignorar la importancia de nuestro entorno en el desarrollo de un buen hábito. Supongamos que has decidido comer sano, pero, cuando abres la puerta de tu refrigerador, encuentras comida chatarra en él. Pregunto: ¿Qué tan difícil será para ti resistirte a todo eso? Tal vez, nada de difícil, ¿verdad? Por tanto, creo que es mejor realizar los cambios necesarios en tu entorno para así estar alineado con tus objetivos.
  8. Toma descansos. Tomarnos algunos descansos o breaks es siempre beneficioso para nuestra salud mental y para nuestras responsabilidades profesionales. Está demostrado que los micro-descansos, los descansos a la hora del almuerzo y los descansos más prolongados tienen una relación positiva con el bienestar y la productividad. Cuando tomamos descansos regulares, mejoramos nuestro rendimiento.
  9. Lee algo inspirador a diario. Date una tajada de tiempo para leer algo a diario. Pero, no cualquier lectura. Debe buscar algo inspirador o formativo durante unos pocos minutos, a diario. Podrías comenzar con 5 minutos y luego ir extendiendo el tiempo. Este es un muy buen hábito, especialmente si sientes que te está quedando atrás en el trabajo, pierdes interés en tu trabajo o simplemente necesita un poco de inspiración para un proyecto.
  10. Construye una rutina. Si deseas agregar un buen hábito a tu vida, entonces debes concentrarse en hacerlo a diario porque una vez que lo hagas, con regularidad, no solo podrás practicar más ese hábito, sino que se convertirá en parte de tu rutina diaria. Entonces, la clave es crear rutinas adecuadas.

Finalmente, si necesitas mejorar tu productividad, alcanzar alguna meta específica o trabajar algún aspecto de tu vida, te invito a contactarme. Coaching personal y empresarial

__________________________
Por Fernando Vera, PhD – Académico-emprendedor, Coach ontológico. Fundador y CEO de Grupo Transformar (Centro Transformar, REDIIE, Revista Electrónica Transformar, Kimkëlen E-School). Consultor Internacional (CHILE). Sitio web
Foto destacada: Pixabay.

Volver arriba